Logo eltiempo.es
consejos

¿Sigues teletrabajando? Claves para acondicionar tu casa este verano

Noelia Hernández

Mantener una temperatura adecuada y el aire libre de partículas contaminantes son aspectos esenciales para mejorar nuestra salud y productividad trabajando desde casa

Aunque ya estamos instalados en la “nueva normalidad” es imprescindible seguir cumpliendo las diferentes normas y pautas sanitarias. En las relaciones personales, la distancia de seguridad, la mascarilla o la higiene de manos son parte de nuestro día a día; mientras que en el ámbito profesional continúa la recomendación del teletrabajo al menos hasta septiembre.

Así, los que sigan teniendo la oficina en casa afrontarán el verano en un espacio que, en la mayoría de los casos, no está preparado para pasar siete u ocho horas frente a una pantalla . Un entorno donde se pueden acentuar el calor y los problemas ambientales. En una una oficina contamos con expertos que comprueban que las condiciones son las correctas; trabajando en casa, no obstante, es uno mismo quién debe preocuparse de crear un ambiente adecuado. Desgranamos las principales claves.

Ambiente sobrecargado

En lugares cerrados es donde pasamos gran parte de nuestro tiempo, sin embargo, curiosamente, cuando se habla de contaminación ambiental se suele aludir al entorno exterior y nos olvidamos del aire que respiramos en interiores, que puede estar hasta cinco veces más contaminado que el exterior.

La falta de suministro de aire fresco o un mantenimiento poco eficiente del sistema de ventilación son causas habituales de una mala calidad del aire en entornos cerrados, no obstante, también pueden venir generadas por las partículas contaminantes emitidas por materiales de construcción, muebles, ambientadores, velas aromáticas, productos de limpieza (tan utilizados en este contexto) o incluso la tinta de las impresoras.

Pasamos la mayor parte del tiempo en espacios interiores, sin embargo, su calidad del aire la mayoría de veces no está controlada.

Tampoco hay que olvidar que los equipos de trabajo, tanto de sobremesa como portátiles, generan calor mientras se mantienen en funcionamiento. Lo más recomendable es contar con un sistema de ventilación adecuado que impida su sobrecalentamiento y, en consecuencia, evite que aumente la temperatura de la estancia. Una solución que solo es apta para quienes se atrevan a trastear con estos dispositivos.

Otras alternativas más caseras son colocar el portátil en un atril o ligeramente elevado para facilitar la circulación del aire por abajo. En el caso de los dispositivos de sobremesa, no deberían colocarse en un hueco cerrado y, al menos, dejar libre la parte trasera. Además, renovar el aire de la estancia cada mañana y cerrar las ventanas cada día antes del aumento de la temperatura también puede resultar de gran ayuda.

Mejorar la calidad del aire en interiores no significa que el aire interior debe volverse inmaculado, sino que no debemos vernos expuestos a una calidad peor que la del aire exterior.

Aire siempre limpio

El Instituto de Empleo de la Universidad de Cornell (Nueva York) indica en un estudio que cuando la ventilación de un edificio es inadecuada, el bajo índice de intercambio de aire causa que el aire fresco que ingresa al edificio sea insuficiente para diluir o expulsar los contaminantes, lo que provoca que estos acaben imponiéndose en el ambiente. Mejorar la calidad del aire en interiores no significa que el aire interior debe volverse inmaculado, sino que los ocupantes no deben verse expuestos a una calidad peor que la del aire exterior.

A día de hoy, hay compañías que están muy comprometidas con el estudio y la lucha contra la polución y el respeto por el medio ambiente; pero pocas empresas miran por la contaminación interior. La compañía británica Dyson lleva más de diez años invirtiendo gran parte de sus recursos en I+D+i y estudiando la calidad del aire para desarrollar dispositivos que resuelvan el problema de la contaminación interior, como sus purificadores de aire.

El purificador ventilador Dyson Pure Cool es la mejor solución para deshacerte de la contaminación del hogar y combatir el calor. Para poder conocer en qué condiciones se encuentra tu hogar, cuentan con una pantalla y una app, que indican a tiempo real el estado del aire de tu hogar y el tipo de partículas contaminantes que están presentes en el ambiente, para capturarlas y transformar ese aire viciado en una brisa fresca de aire limpio.

Más allá de cuidar la calidad del aire y la temperatura del hogar, hay otras claves que harán más sencillo el teletrabajo en verano. Pautas relacionadas con nuestra rutina que bien gestionadas pueden contribuir positivamente tanto en lo físico como en lo mental.

Quizá la más importante es la creación de un espacio de trabajo adecuado. Una zona con buena luz, donde no incida directamente el sol, con una disposición organizada de los elementos y, por supuesto, con una temperatura agradable que oscile entre los 20 y los 25º.

Teletrabajo con calor

Pautas para no morir en el intento

Por otro lado, los hábitos alimenticios también pueden tener incidencia en nuestra salud laboral en el hogar. Cuidar la hidratación permitirá que nuestro organismo regule el exceso de calor. Por otro lado, hay que tener una alimentación ordenada y equilibrada evitando comidas abundantes y/o contundentes. Con ello, facilitamos la digestión el organismo reduce la sensación de agotamiento y calor.

En definitiva, mantener un buen entorno de teletrabajo, especialmente en verano, no solo tiene que ver con protegernos del calor si no también con cuidar hábitos y factores ambientales. El hogar es el espacio donde más tiempo más pasamos (y más en las circunstancias actuales). Cuidar su salud es cuidar la nuestra.