Las tormentas más voraces sacuden el sur y este de la Península