Cómo no malgastar energía en casa sin perder calidad de vida

Actualmente solo un 16% de la energía que utilizamos proviene de recursos naturales inagotables: como el sol, el viento, el agua o la biomasa vegetal o animal. El resto nos llega de fuentes con reservas limitadas como el petróleo, cuyos recursos se calcula que estarán agotados en 40 años.

La población mundial crece año tras año y con ello nuestro consumo. Con una mayor demanda, se incrementa también el consumo energético y a su vez las emisiones de cada vez más y más toneladas de gases contaminantes como el CO2, que favorecen el calentamiento global. Aunque queramos reducir el consumo energético, si pretendemos ser productivos y mantener nuestra calidad de vida, no siempre es sencillo.

¿Qué podemos hacer nosotros entonces? Optar, entre otras cosas, por máquinas que sean más eficientes energéticamente. Es decir, que requieran mucho menos combustible para generar el mismo resultado. Ten en cuenta que la eficiencia energética reduce la cantidad de energía consumida, pero mantiene el mismo servicio. Nos permite contribuir con el medio ambiente sin perder nuestra calidad de vida.

Ser eficientes no depende sólo del desarrollo de nuevas tecnologías. Cada uno de nosotros con nuestros recursos puede contribuir considerablemente a la eficiencia energética.

5 de març de 2021